JuzgarSE

Esta tarde en nuestra octava sesión, X de 10 años me contaba que tenía miedo de explicar a sus compañeros lo que siente, a veces, muchas, se siente incomprendida, diferente.

Sus padres nos han pedido que le ayudemos a preparar una exposición para su clase, explicando que a veces se siente rechazada.

Le comenté que hoy iba a conocer a la persona que más le juzga, que más le critica. Le pregunté si quería entrar a la “sala blanca”. Respondió que Sí.

La sala estaba vacía, le invité a sentarse en el sofá, delante del espejo.

¡Te presento a tu mayor crítica!

Y ahora, en la pizarra, vamos a escribir todos los mensajes que te repites cada día, que te hacen sentir “triste”, “desmotivada” y “rabiosa”. Rabia que descargas en casa y que luego te hace sentir mal y aumentar tu malestar.

Creo que no quiero seguir más. ¿Yo me trato así?

Hemos dado un primer paso en el proceso.

Seguimos…

A %d blogueros les gusta esto: