¿Cómo identificamos lo que sentimos?

¿Sabes cómo te sientes en este momento?

El autoconocimiento es el paso previo para desarrollar nuestra conciencia emocional. Nuestra interpretación de los sucesos es inconsciente, según nuestros rasgos de personalidad y nuestro entorno, generamos sentimientos programados que determinan nuestros pensamientos, creencias y expectativas (Bisquerra, 2020).

“Las emociones se basan en el presente, pero están condicionadas por el pasado y ejercen influencia sobre el futuro”

L. Greenberg

Tenemos que distinguir entre “emoción, afecto, sentimiento y estado de ánimo”

Emoción: estado mental generado por un evento externo. Elevada intensidad y duración limitada.

Afecto: valoración de la emoción.

Sentimiento: experiencia que uno tiene de la emoción.

Estado de ánimo: baja intensidad y duración indeterminada.

Y poniéndole nombre, ¿cómo sé qué siento?

Nuestras emociones derivan de las seis primarias: miedo, ira, tristeza, alegría, amor y felicidad. En este sentido es como preparar diferentes comidas usando los mismos ingredientes.

Visualizo mi emoción, ¿me expreso adecuadamente?

Cuando no sabemos una palabra la buscamos en el diccionario, cuando no sé poner nombre a lo que siento también puedo utilizar un diccionario de emociones, puedes empezar por escribir un “Diario de emociones” consultando el diccionario, por ejemplo, desarrollado por Bisquerra&Laymus (2016) que recoge 500 términos.

Si percibimos nuestras emociones y sus características podremos identificarlas y comprenderlas. Además, estaremos un paso más cerca de aprender a predecir y controlar nuestras respuestas emocionales.

El Universo de Emociones

El TDAH

El TDAH es un trastorno de base neurobiológica y de sintomatología persistente durante la vida de la persona. Según el DSM-V (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders 5), podemos clasificar el TDAH en tres subtipos: 

  1. Combinado (inatención e hiperactividad-impulsividad).
  2. Hiperactivo-impulsivo (hiperactividad e impulsividad).
  3. Inatento (inatención).

Sin embargo, cuando pensamos en el TDAH, a muchas personas les viene a la mente un niño o niña que se mueve excesivamente, que molesta, que no acata las normas o, como muchos padres y educadores verbalizan, un niño o niña que es “como si tuviera un motor dentro”. 

Es cierto que muchos de los niños y niñas diagnosticados de TDAH pueden encuadrarse en un perfil con estos síntomas, pero no todos forman parte de este subtipo de TDAH. De hecho, según algunos estudios, el TDAH de predominio inatento en edades escolares es más frecuente que los otros dos subtipos (hiperactivo-impulsivo y combinado). Sin embargo, dado que el subtipo hiperactivo-impulsivo y el combinado no suelen pasar desapercibidos, son más frecuentemente derivados para realizar una evaluación (Willcutt, 2012).  

¿En qué me tengo que fijar para detectar si mi hijo o alumno es TDAH inatento?

Existen una serie de síntomas que nos pueden hacer sospechar tales como: 

  • Pierden detalles importantes de la información que leen o escuchan, como si presentaran dificultades de memoria; 
  • Requieren de más tiempo para captar la información, es decir, tardan en procesar lo que se les explica;
  • Pierden el hilo de las explicaciones; 
  • Parecen estar atendiendo, pero cuando se les pregunta, no han entendido o no pueden concretar la idea principal; 
  • Cuando cuentan con más tiempo, pueden elaborar respuestas que sorprendan por eficaces; 
  • Cometen errores en la ejecución de tareas mecánicas tales como operaciones matemáticas u ortografía por falta de atención (Por ejemplo, no fijarse en el signo de las operaciones u olvidarse acentos) y pueden tener un rendimiento variable (sensación de que un día saben hacer algo y al día siguiente no); entre otros. 

La mejor estrategia para una familia con un niño o niña con TDAH es anticiparse y diseñar un plan de actuación semanal, que sea revisable y modificable. Proponer que sea revisable (por ejemplo, cada domingo por la tarde), posibilita que podamos hablar con los niños sobre la agenda de la semana anterior y proponer objetivos de mejora o cambios. Esta técnica nos permite realizar cambios en las fuentes de motivación y de refuerzo positivo que establecemos con los niños, a fin de que cumplan todo lo que hayamos pactado. 

¿Cómo y qué puntos debería tener el plan de actuación?

  • Crear una rutina. Los niños deben estar ocupados durante el día y, a ser posible, que se parezca a la rutina de las semanas escolares.
  • Recomendamos que la planificación esté por escrito. Debe ser visual y con distintos colores para delimitar las semanas.
  • Es importante que los niños participen en la planificación y asegurarse de que estén de acuerdo con ella, que sea realista para todos y que ellos la entiendan.

Además, se recomienda seguir las siguientes orientaciones específicas:

  • Establecer un horario de los hábitos diarios. Debe incluir el horario del hábito del sueño (dormir y despertarse), hora de comer y qué comeremos y cenaremos (como los calendarios de las comidas que tienen las escuelas y que tenemos en casa en la nevera). Es importante que se vistan (no deben ir con pijama por casa) y mantener la rutina de la higiene diaria, y la de las manos aún más.
  • Seguir un plan de las actividades diarias, entre ellas las educativas de deberes de la escuela y de teletrabajo de los padres. Así como aquellas en las que puedan colaborar con los padres, como participar en la elaboración de las comidas, limpieza, poner y quitar la mesa… Los objetivos y los horarios deben ser claros. Como aspectos concretos se recomienda:
    • Hacer los deberes siempre por la mañana, después del desayuno. Hay escuelas que envían los trabajos a una semana visita. En este caso, recomendamos anticipar (siempre en la medida de lo posible)  las tareas de cada día (una de lengua, una de matemáticas…).
    • En el caso en que no dé tiempo de practicar un rato de lectura, lo podemos dejar para el último momento del día, antes de acostarse (del mismo modo que se aconseja hacer durante las semanas de escuela).
    • El momento de juego, ocio, manualidades, deporte, música… es recomendable dejarlo para las tardes. Se aconseja poner también en qué casos se harán con los padres y cuáles no.
    • Es recomendable establecer el horario y el tiempo límite del uso de aparatos electrónicos. Hay que ser realistas y durante las semanas que dure el confinamiento seguramente lo utilizarán mucho más de lo habitual. No debe preocuparnos, el uso también puede ser beneficioso si se utilizan con fines educativos y no tardaremos en volver a la normalidad, no debemos preocuparnos en exceso.
    • Se recomienda que, en la medida de lo posible, mantengan conversaciones por teléfono o mediante videollamada con sus amigos.
    • Si es posible, deben continuar realizando las actividades extraescolares de las que se tenga acceso a clases virtuales (clases de baile, idiomas, dibujo…).
  • Como aspectos prácticos, recomendamos que se utilice la herramienta del reloj (de agujas para los más pequeños) y que los horarios y obligaciones estén por escrito y en un lugar visible de la casa.

Trastorno Específico de Aprendizaje

Los Trastornos Específicos del Aprendizaje (TEApre) constituyen un conjunto de dificultades que interfieren significativamente en el rendimiento académico, dificultando el progreso adecuado del niño y la consecución de los objetivos marcados en las distintas programaciones educativas.

Los más habituales son los relacionados con la adquisición de la lectura (dislexia), escritura (disgrafía) y/o el cálculo (discalculia).

La O.M.S. especifica que para efectuar el diagnostico deben existir déficits específicos del rendimiento escolar, pero éstos no serán consecuencia de problemas neurológicos importantes, discapacidad visual o auditiva sin corregir, retraso mental o alteraciones emocionales. 
Lo que sí suele producirse, es que este tipo de déficits específicos, estén acompañados de otros trastornos del habla o lenguaje e incluso de conducta, por ejemplo el TDAH, trastorno Déficit Atención Hiperactividad, así como problemas emocionales secundarios y alteraciones en la dinámica familiar.

Los niños que realizan intervención psicopedagógica suelen mejorar, no presentando en la mayoría de los casos más problemas en la vida adulta. Hemos de señalar que si las dificultades de aprendizaje no son precozmente tratadas pueden producir, a parte del retraso educativo, unas dificultades asociadas, el famoso “fracaso escolar” conlleva desmotivación, aversión a la escuela, así como, respuestas emocionales inadecuadas. En la práctica, la realidad es complicada. Es decir, nos encontramos con niños con buena adquisición en la lectura pero baja comprensión lectora y/o, además con dificultades en la escritura, faltas de ortografía, contenido… Actualmente, los profesionales que trabajamos con niños que presentan en una medida u otra, dificultades del aprendizaje, observamos que, frecuentemente, resulta muy complicado establecer un diagnóstico diferencial claro. Es decir, nos encontramos con niños con una buena lectura pero muy baja comprensión lectora y/o, además, presentan muchas dificultades en la escritura en forma, contenido o faltas de ortografía. El niño que lee mal es muy probable que presente también desorganización en la escritura y que tenga dificultades en las matemáticas, en el cálculo… es decir, en la práctica, dislexia, disgrafía y discalculia no deben entenderse como trastornos por separado, frecuentemente están asociados. Aunque siempre puede detectarse un área que es la que se muestra con mayores dificultades para el niño, los Trastornos específicos del Aprendizaje tienen una alta comorbilidad entre ellos y, por tanto, debemos trabajar con todos ellos en la medida que cada caso lo precise.

El DSM-V aporta mayor claridad y facilidad para ofrecer un diagnóstico más coherente con la realidad de cada niño. La razón es que unifica los diferentes trastornos (dislexia, disgrafia, discalculia, no especificado) en una única categoría: Trastornos específicos del Aprendizaje y luego nos permite establecer las dificultades concretas (en escritura, lectura o cálculo) y su intensidad de afectación (leve, moderada o grave).

Es importante resaltar la alta comorbilidad del trastorno lector con el trastorno por déficit de atención hiperactividad. TDAH.Según algunos estudios, entre el 30 y 35% de los niños con trastornos de la lectura presentarían también un cuadro de T.D.A.H. 
Algunas explicaciones al respecto exponen que el niño con dificultades en los procesos lectores está más predispuesto a la desatención. Esto se justifica por el mayor esfuerzo que tiene que realizar por controlar unos procesos de codificación-decodificación que escapan a su voluntad.

Nuestra Evaluación

En una primera visita, realizamos la historia clínica y entrevista con los papás. Teniendo en cuenta la edad del niño y los datos hallados en la entrevista se efectuará la correspondiente evaluación individual. Además de evaluar los aspectos específicos de los procesos lectores también comprende áreas más generales como inteligencia y personalidad. Es de vital importancia contar con múltiples fuentes en la evaluación, así, desde nuestra consulta, nos coordinamos tanto con la escuela, instituto como con otros profesionales implicados, EAP, pediatra, logopeda.

La dislexia tiene un posible origen neurobiológico. No se trata, por tanto, de un retraso madurativo ocasional, sino de un trastorno crónico que en una u otra medida seguirá afectando las competencias lectoras a lo largo de la vida del disléxico. No obstante, el trastorno no afectará de la misma forma en la etapa escolar que en la vida adulta. Los mayores problemas se darán coincidiendo con la escolarización y la obtención de los diferentes objetivos académicos. En la etapa adulta la manifestación del trastorno se limitará a la persistencia de una cierta dificultad para la lectura (menor fluidez y precisión que la de un no disléxico) y a un mayor esfuerzo para la comprensión.

A pesar de estas consideraciones resulta de vital importancia que el niño disléxico reciba, desde la manifestación de los primeros síntomas, una intervención psicopedagógica con el fin de minimizar las consecuencias y llevar al máximo nivel de competencia posible sus propios recursos lecto-escritores.

En términos generales, el tratamiento se dirige a corregir, mediante métodos psicopedagógicos específicos, las alteraciones perceptivo-motrices, verbales y de lecto-escritura, trabajando con preferencia las más afectadas.

¿Quieres saber más?

La DISLEXIA

La dislexia es un trastorno del aprendizaje de la lectoescritura, de carácter persistente y específico, que se da en niños que no presentan ningún hándicap físico, psíquico ni sociocultural y cuyo origen parece derivar de una alteración del neurodesarrollo.

Predicamos con el ejemplo.

Como padres sabemos identificar rápidamente cuándo nuestro hijo no se encuentra “bien”. Curamos heridas cuando se cae y lastima en la rodilla, intentamos darle alimentos saludables, regular la fiebre cuando sube la temperatura… Pero, ¿cómo cuesta muchas veces conectar cuando no se encuentra bien emocionalmente?!!!.

La disciplina, las reacciones de rabietas, la no tolerancia a la frustración, las conductas desafiantes…, entre otras, pueden ser temas difíciles de comprender y gestionar.

Primero, tenemos que conocernos como padres, ya que predicamos con nuestro ejemplo. Nuestras actitudes sirven de modelo para nuestros hijos. Te pongo un ejemplo, cuando vas de paseo, o en el parque y tu hijo se cae, de repente, se gira y te mira. ¿No te ha pasado? En función de tu expresión y reacción, así reacciona él.

Este ejemplo es muy fácil, pero si queremos profundizar un poquito más, te recomiendo la lectura de “El Cerebro del Niño” del Dr. Daniel J. Siegel. Nos enseña a dividir el cerebro en 4 partes básicas.

  • Cerebro Izquierdo: lo lógico, lo organizado. Tiene la capacidad de estructurar frases, generar historias y analizar situaciones.
  • Cerebro Derecho: experimenta las emociones, señales no verbales.
  • Cerebro Reptiliano: permite la supervivencia, reacciona en milésimas de segundo, nos marca la angustia, la necesidad de salir corriendo ante situaciones que no podemos afrontar.
  • Cerebro Mamífero: nos orienta a la conexión y las relaciones con los demás, con qué facilidad puedo conectar con las personas que me rodean.

LA CLAVE ES LA INTEGRACIÓN, tanto a nivel vertical como horizontal.

Extraído del Libro: “El cerebro del niño” D.J. Siegel

Para que los padres podamos entender a nuestros hijos, es importante saber que así como el cerebro inferior está plénamente desarrollado ya al nacer, el superior no alcanza la madurez completa hasta bien pasados los veinte años!! Así que no es de extrañar que los niños tiendan a quedar atrapados en la parte inferior del cerebro, sin poder recurrir a la superior, montando la consiguiente rabieta. Pero es que además de todo esto, en el cerebro inferior tenemos una parte llamada amígdala que cuando se activa hace que la parte desarrollada del cerebro superior se convierta en inaccesible. Vamos, que además de tener poco desarrollada la parte del cerebro que les ayuda a pensar, a veces no pueden utilizarla!! Pobres, demasiado bien se portan,…

Durante una rabieta en la que un niño es incapaz de usar la parte superior del cerebro, no tiene sentido hablar de consecuencias ni de su conducta inadecuada. Deberemos esperar (también podemos ayudarlo con un gesto afectivo, una frase tranquilizadora… según la edad y temperamento del niño) a que el niño se apacigüe para poder emplear la lógica y la razón, y cuando goce de serenidad plena hablarle de su conducta inadecuada y de la consecuencia si es que la tiene.

Seguimos…

En nuestra consulta, también realizamos Talleres para Papás y Mamás.

Si te interesa este tema o algún otro relacionado con la Crianza de tus Hijos, peques o adolescentes, estaré encantada de poder asesorarte.

Besines,

Mª J. Dionisio

EL NUDO

El mundo emocional es complejo, muchas veces repetimos lo que hemos aprendido sin darnos cuenta, es decir, vamos con el piloto automático, y aunque no nos funcione, seguimos y seguimos, repitiendo lo que conocemos.

A veces intentamos anestesiar el dolor, la tristeza, desconectar(nos), y aunque la idea es buena, no va bien con las emociones. Muchos hemos aprendido a evitar, suprimir y/o intentar controlar nuestras emociones. Recuerda:

“Las emociones reprimidas nunca mueren. Están enterradas vivas y saldrán a la luz de la peor manera”. Sigmund Freud.

La autogestión emocional, nos permite ser los propios dueños de nuestro proyecto de vida. Entrenarnos para sentir emociones “desfavorables o negativas”, saber para qué están ahí, que nos quieren decir es la clave para la construcción de nuestro bienestar. Comprender, entrenar e integrar la regulación emocional en nuestra vida nos permitirá disponer de herramientas fisiológicas, cognitivas y emocionales que nos ayuden a conseguir este bienestar. Anestesiar las emociones, no sentirlas sería como seguir con la anestesia después de una intervención quirúrgica. No notar lo que sentimos nos deja sin referencias sobre nuestro mundo interior y sobre los demás.

Te preguntarás, pero, ¿es posible tener algún control sobre las emociones o debo resignarme a que dominen mis actos?

Darle sentido a lo que sentimos es muy importante para que nuestro sistema emocional funcione.

A veces hay emociones que aparecen a consecuencia de otras, van produciendo nudos más complejos, antes de aprender estrategias para regular las emociones es importante has de aprender a permitirte sentir lo que sientes. Párate cada día 1′, con sus 60″. Empieza así, poco a poco. Empieza a notar, a sentir lo que durante tiempo has intentado suprimir, evitar o controlar.

Si no dejamos estar ahí nuestras sensaciones, el resto de los procesos que metabolizan la emoción no podrán tener lugar. Vamos con el nudo. Para deshacerlo hay que observarlo sin prisa, ver cuántos cabos lo componen, dónde nacen y qué curso siguen. Pero, de todos estos detalles el más importante es saber qué cabo debemos aflojar primero. Tras hacer esto, se trata de ir deshaciendo uno por uno y, al hacerlo, ir entendiendo cada vez mejor cómo está hecho hasta deshacerlo por completo. Los nudos emocionales también funcionan así. Este trabajo requiere paciencia, probar cosas, repetirlas, a veces necesitaremos una compañía o un guía en éste camino, es muy largo. Cada intento, es una oportunidad.

Probablemente lo más nocivo es aquello que nos ocurre en nuestra infancia, cuando estamos en etapas muy sensibles del desarrollo de nuestra personalidad y de nuestra mente.

Es importante enseñar a nuestros peques a reconocer y manifestar sus emociones. Aprovecha cuando estas aparezca.

Por ejemplo si alguna actividad no sale bien, es un buen momento para explicar al niño que lo que ocurre se llama ira y cómo canalizar este sentimiento. Se debe explicar que si bien este sentimiento es natural porque nunca todo ocurre como uno espera, hay que volver a insistir para poder sentir alegría por conseguir el objetivo. También hay que enseñar qué significa cada emoción y animar a que su discurso incluya estas palabras para definir cómo se siente.

¿Qué podemos hacer?

 Conocer las propias emociones. El primer paso y más importante de la inteligencia emocional es ser capaz de identificar o tener conciencia de las propias emociones. La persona que falla en este aspecto queda a merced de unas emociones incontroladas, lo cual es más que probable que le provoque muchos conflictos y situaciones negativas. 

–  Manejar las emociones. Una vez identificadas las emociones, las personas deben tomar conciencia de las mismas, con el objeto de manejar hábilmente esos sentimientos, filtrándolos, suvizándolos si es necesario y reconduciéndolos por la senda adecuada.

– Motivarse a sí mismo. La orientación de las emociones hacia el logro de objetivos contribuye a aumentar la eficacia de las motivaciones. Por este motivo, emoción y motivación son dos sentimientos que están íntimamente relacionados y pueden retroalimentarse.

– Reconocer las emociones de los demás. La empatía debe centralizar las relaciones con los demás. Las personas empáticas tienen una gran habilidad para sintonizar con el resto de personas, captando sus señales, aunque sean sutiles, para averiguar y hasta adelantarse a sus necesidades y anhelos.

– Establecer relaciones. La competencia y las habilidades sociales constituyen la base para interactuar de forma asertiva con los demás, expresando nuestras ideas y puntos de vista sin molestar a los otros.

“Si no está en tu mano cambiar una situación que te produce dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontar ese sufrimiento”. Viktor Frankl

Infografía de los TALLERES ONLINE

INFO TALLERS CONFINAMENT
Desde la emoción se aprende mejor

¿Te quedaste fuera? Taller Técn. de Estudio &PsicoEmociones

Con mucha ilusión os informamos que empezamos de nuevo el Taller Técnicas de Estudio y PsicoEmociones. Tras la gran acogida que hemos tenido volvemos a lanzar una nueva edición. ¿Te has quedado fuera?

No te preocupes, empezamos el día 29 de mayo. Durante  4 sesiones, es decir, del viernes 29 de mayo al viernes 19 de junio, de las 16’30 a las  18’00h, acompañamos a vuestros hijos ONLINE. Os facilitaremos el material: dossier, fichas descargables, dinámicas para compartir en familia. La metodología es similar a la que están utilizando en el colegio y/o instituto, de esta manera también les asesoramos y acompañaremos a la hora de desarrollar la competencia digital, tan necesaria en estos tiempos. La sesión la realizaremos por Skype, compartiremos en el Drive el material, nos pueden realizar las preguntas, dudas o pedir material de ampliación durante todo el curso-taller.

 

 

activitats setmanals

 

A ti, mamá y/o papá que lees esto, también te escuchamos, si tienes alguna duda, necesitas consultarnos alguna cuestión, tendréis nuestros e-mails, estaremos encantadas de poder facilitaros estrategias, pautas y herramientas para regular y gestionar emociones, ya sabéis nuestra opinión, desde la emoción se aprende mejor. Hemos preparado actividades para que podáis jugar y compartir en casa, el pictionary de las emociones, utilizando las preciosas ilustraciones del “Emocionario”, el Tabú de las emociones, una Play List, para asociar música y emoción.

PICTIONARY EMOCIONS

 

 

Es muy importante saber poner nombre a lo que siento, si estoy triste, enfadado o eufórico a lo mejor me cuesta más prestar atención y hacer las tareas. Es muy importante transmitir a nuestros hijos que todas las emociones son buenas, son sensores de información, es decir, nos van a transmitir lo que tengo que hacer. Si evito, suprimo lo que esa emoción me indica que tengo que hacer, quedará dentro del cuerpo, y recuerda, será pan para hoy pero hambre para mañana.

Taller tècniques d'estudi i psicoemocions II

¿A tu hij@ le cuesta ponerse a estudiar desde casa? Durante este período de confinamiento es normal que haya disminuido la atención y concentración, pero si a esto le sumamos el no tener una metodología de trabajo, el no saber gestionar sus emociones, puede ser un punto de conflicto en casa. Es fundamental planificar la semana.  Hacer un horario para tareas escolares, trabajos, deberes, marcar una rutina, diferenciar los días laborales del fin de semana. Practicar y practicar, seguir hábitos saludables. Alimentación, sueño, todo, todo suma. Ahhh, y  predicar con el ejemplo.

Taller tècniques d'estudi i psicoemocions II

Ya sabéis, si os interesa el TALLER, no te quedes fuera, puedes contactar con nosotras mediante email: maria@mjdionisio.com

O por nuestros Instagrams, @psicologiamjdionisio y @psico.iri.

Recordar también, que ya realizamos las consultas presenciales. Estamos en Caldes de Montbui!!.

 

2eb7794f-b849-49b4-9bf3-be036f3be100

Seguim, adolescents confinats.

Encara a la Fase 0, durant aquestes setmanes em vist molts recursos sobre què fer amb els més peques, però on queden els adolescents?

La primera tasca dels pares sobre els nostres adolescents és explicar que la malaltia també els pot afectar, i el què és també molt important, que podrían ser portadors asimptomàtics d’aquest virus i contagiar el seu entorn. En aquests moments, entenem que totes les famílies ja han fet aquesta comunicació i que els adolescents són prou conscients del perill que comporta aquest virus i de la necessitat de confinament. Això no treu que haguem de fer recordatoris.

Pont Romànic Caldes de Montbui

La primera tasca dels pares sobre els nostres fills adolescents seria convèncer-los que la malaltia també pot afectar-los a ells,  i el que és també molt important, que podrien ser portadors asimptomàtics d’aquest virus i contagiar a tot el seu entorn, en aquest cas la seva família, atesos els dies de confinament en què ens ha tocat viure.

En els moments actuals, entenem que totes les famílies ja han fet aquesta primera comunicació i que els adolescents són ja conscients del perill que comporta aquest virus i de la necessitat del confinament. Això no treu que haguem de fer recordatoris. És important utilitzar, no només les paraules adequades, sinó també el to correcte.

Un cop l’adolescent ha acceptat la seva sort, és a dir, haver de confinar-se amb els seus pares en un espai comú que en la majoria dels casos obliga a compartir moltes hores junts, hem d’intentar fixar unes noves regles de joc familiar. És una nova situació a la qual ens enfrontem i en la qual no estem en absolut preparats, ni els adolescents ni els pares.

Consells per un òptim confinament amb fills adolescents

  • Els dies laborables són dies laborables, el dia ha d’estar organitzat, hem de tenir una rutina.

Cal fixar una hora per aixecar-se, dutxar-se, vestir-se, i durant el matí fixar un horari d’estudi per mantenir al dia les assignatures. Sé, que molts, es queden al llit, amb el pijama i fan les classes Online estirats. Per això, és important reforçar i continuar amb l’hàbit de llevar-se a una mateixa hora, i desplaçar-se al lloc d’estudi. Seure a la taula i tenir tot el material disponible (llibreta per prendre notes, bolis…). 

Podem introduir l’exercici físic al matí o a la tarda, però va molt bé, fer cada dia una estona, hi ha moltes aplicaciones mòbils plenes de possibilitats, així com vídeos a la xarxa. Saps? amb l’exercici lliberem endorfines, les hormones de la FELICITAT.

Recomanem que participin de la cuina i que no es limitin a seure a la taula i menjar, no cal que sigui cada dia, podeu acordar, pactar un dia a la setmana i que ell prepari el sopar, per exemple. Si a la taula els hi diem que no tingui el mòbil, obvi, no posarem la tele, ja sé que és un dels moments per veure les notícies, però hem de predicar amb l’exemple. També ens ajudarà a nosaltres el no estar sobreexposats a les notícies.

La tarda pot convertir-se en moment de connexions. L’adolescent necessita, potser, una mica més que la resta, connectar amb els seus amics, la parella, és a dir, seguir amb la seva vida social, i ells estan més acostumats que nosaltres a relacionar-se per xarxes socials. Llavors, no hem de ser tan estrictes amb l’ús de les tecnologies, en aquests moments, és la seva manera de seguir connectats amb els seus iguals, així la sensació d’aïllament serà menor. Després del sopar podeu veure junts una sèrie o peli i intentar anar a dormir a la “mateixa” franja que un dia laboral.

  • Durant els caps de setmana, podem ser més flexibles, però cal intentar mantenir els hàbits saludables, alimentació i horaris per anar a dormir. Aprofitar el confinament per a ajudar a repensar quin projecte de futur voldria (pensar en habilitats, valors, autoconeixement, motivacions…) i cercar conjuntament recursos que podrien ser-li útils posteriorment.  Intentar evitar el conflicto, no és el moment de buscar grans canvis. 

Seguim. Treballant l’empatia, el posar-nos en la seva pell, utilitzar vocabulari emocional, parlar més sobre com està, que sent, i posar nom. Penseu que no hi ha emocions bones ni dolentes, totes, totes estàn per aportar-nos informació.

 

 

Motivar y acompañar.




Vamos a ir paso a paso.

Estos días, vamos a ir paso a paso, seguimos en casa y seguramente hasta septiembre no volverán a la escuela e instituto.

  • No ignorar sus miedos o dudas sobre lo que está pasando, ellos nos ven pendientes del móvil, de la televisión, algunos estáis más nerviosos de lo habitual, por lo tanto, tienen el derecho de saber.
  • Utiliza un lenguaje adaptado a su edad y conocimientos, tenemos que saber que si no se lo explicamos bien intentarán entenderlo desde su fantasía para compensar la falta de información, en estos casos, es peor que la realidad.
  • Normalizar que se hable de la situación, sin temas tabús. Propiciar espacios de comunicación donde ellos se sientan cómodos, tranquilos y seguros. Por ejemplo, a la hora de la comida o la cena, sentados alrededor de la mesa que sientan la libertad de preguntar y cuestionar, así como de expresar lo que sienten. Recordar, que no hay emoción buena ni mala, todas, todas nos aportan información.

Transmite a tú hijo que en esta situación y si la miramos con unas gafas de colores, a través de una mirada diferente, podemos encontrar cosas positivas.  Ya os había comentando en un post anterior la importancia de mantener ciertas rutinas, hábitos saludables. Seguimos con momentos de actividad física, tareas escolares y tiempo de ocio, juegos de mesa, incluso Play y los adolescentes con más tiempo de móvil. Ahora es su medio para relacionarse con los amigos.

Estos días estamos realizando unos Talleres Online tanto para peques como para adolescentes. La situación de confinamiento en casa les hace “dudar” de su capacidad, los padres nos consultan trasladándonos la dificultad para concentrarse y mantener la atención. Es normal, y no pasa nada. A todos nos está costando, es una situación nueva para todos.

Os informamos que seguimos Online y próximamente también volveremos a las consulta presencial. Siempre tomando todas las medidas y siguiendo los protocolos de seguridad.

Ofrecemos además de terapia, talleres grupales para peques, adolescentes y familias.

Os enlazamos un recurso creado para los peques de nuestro Taller “Técnicas de Estudio y PsicoEmociones” II, Viaje a mi mundo Interior. En éste hemos realizado un proyecto y a través de los componentes de la Inteligencia Emocional, han aprendido más vocabulario emocional Reconocimiento y Gestión de las emociones.

Os adjuntamos uno de Nuestros MOOD TRACKERS, lo puedes descargar pinchando en el siguiente enlace.

Otra de las actividades que ha gustado mucho es la creación de una LISTA DE MÚSICA, la PLAYLIST EMOCIONAL.

Empezamos con las emociones básicas, y cada peque tenía que asociarla con una música o canción que le transmita ALEGRÍA, MIEDO, TRISTEZA,…

¿Te animas a hacer tu PLAYLIST emocional?

Ante cualquier duda, inquietud o dificultad no dudes en contactarnos, si son temas académicos también puedes contar con nosotras. Nuestro equipo de Psicopedagogas también estarán encantadas en acompañaros.

Un abrazo y muchos besitos.

Ese miedo a salir a la calle

Esta situación nos está cambiando, en muchos aspectos para bien. Tenemos tiempo para compartir con nuestros hijos, nos estamos conociendo un poquito mejor y de este modo reaprendiendo, sí, digo bien, aprendiendo a conectar con esas emociones “negativas” que no escuchamos, que conviven con nosotros en forma de inseguridad, de temor, frustración e incertidumbre.

Muchos vivimos modo “online”, y de nuestras sesiones observamos que ya hay muchas personas con temor a salir de nuevo. Ayer en nuestra reunión vía Skype, nuestra compañera Silvia, psicóloga de adultos nos propuso este tema. La agorafobia, y el aprender a distinguirlo de la Claustrofia.

Os comparto su artículo, deseo que os guste.

AGORAFOBIA

La agorafobia es el miedo a los espacios abiertos y se engloba dentro de los trastornos de ansiedad.

Se inicia con un episodio en el que la persona, estando en un lugar abierto, exterior o lejos de casa, empieza a pensar que está en peligro sin una razón aparente.

Ese pensamiento activa inmediatamente la emoción del miedo y, a su vez, una reacción fisiológica en el cuerpo: Palpitaciones, sudores, calor, frío, mareo…

Esta reacción suele asustar mucho, llegando a temer a veces por la propia vida. Se acude, entonces, a los servicios de urgencias donde se les comunica que ha sido un ataque de ansiedad. 

Ahí es donde, si se interviene a nivel psicoterapéutico, se pueden evitar muchas complicaciones.

¿Por qué digo esto? Porque después de ese primer episodio tan traumático, lo que ocurre es que la persona desarrolla un MIEDO atroz a que le vuelva a suceder lo mismo, que es totalmente comprensible dado lo desagradable de la situación vivida.

  • Entonces la persona desarrolla varias estrategias con la finalidad de prevenir un nuevo episodio:
  • Evitar ir a ese mismo lugar donde sucedió el primer ataque y también a lugares parecidos.
  • Estar hiperatento, hipervigilante a cualquier sensación parecida a la que sintió durante el ataque.

Estas estrategias, lejos de prevenir el problema, lo mantienen y agravan:

Cada vez se evitan más lugares por lo que el miedo a volver a sufrir el ataque va en aumento. Y ese estar “hiperalerta” a los indicadores corporales acaba exacerbando los síntomas de ansiedad ya que, cualquier pequeña variación de las sensaciones, es atribuida a un signo de activación que genera miedo y es ese miedo el causante de la ansiedad.

Este trastorno puede llegar a ser realmente incapacitante si no se trata a tiempo.

Hay personas que acaban por no salir de casa, perdiendo el trabajo, el contacto social y, muchas veces, la pareja.

Son personas que necesitan mucho apoyo y buscan la seguridad. Les suele calmar y ayudar a ir a los lugares que temen estar acompañados de personas en las que confían.

CLAUSTROFOBIA

Es el miedo a espacios cerrados. También está dentro de la categoría de los Trastornos de Ansiedad.

Suele iniciarse tras un episodio en el que la persona, estando en un lugar interior cerrado (ascensor, tren, avión), de repente, se siente con la necesidad imperiosa de salir porque le falta el aire. Puede tener un ataque fuerte de pánico si se ve atrapado, sin opciones de salir en el momento en que le falta el aire, por ejemplo, si está en un avión y sabe que no puede parar y bajar cuando él lo necesita.

Muchas de las personas que manifiestan miedo a volar no es una fobia a volar sino claustrofobia.

Los pensamientos que surgen son de falta de control o falta de opciones. Manifiestan una sensación de atrapamiento que les agobia enormemente.

Al igual que con la agorafobia, es muy conveniente intervenir psicoterapéuticamente después del primer ataque o episodio para evitar complicaciones posteriores.

Después de ese primer episodio tan traumático, lo que ocurre es que la persona desarrolla un MIEDO atroz a que le vuelva a suceder lo mismo, que es totalmente comprensible dado lo desagradable de la situación vivida.

Las estrategias disfuncionales que se ponen en marcha aquí, con la intención de prevenir futuros ataques, suelen ser dos:

  1. Evitar lugares que no pueda salir cuando lo desee: aviones, trenes, ascensores, metros, manifestaciones… Le resultará más seguro ir en autobús cerca del conductor o en coche conduciendo él o con personas de confianza.
  2. Estar hiperatento, hipervigilante a cualquier sensación parecida a la que sintió durante el ataque.

Estas estrategias, lejos de prevenir el problema, lo mantienen y agravan:

Cada vez se evitan más lugares por lo que el miedo a volver a sufrir el ataque va en aumento. Y ese estar “hiperalerta” a los indicadores corporales acaba exacerbando los síntomas de ansiedad ya que, cualquier pequeña variación de las sensaciones, es atribuida a un signo de activación que genera miedo y es ese miedo el causante de la ansiedad.

Es un trastorno menos limitante que la Agorafobia. Ya que, a pesar de que limitan algunas de sus actividades relacionadas con los síntomas, pueden encontrar opciones para hacer otras actividades.

Por ello, muchas personas se “adaptan” a vivir con este síntoma hasta que no les queda otra que exponerse a situaciones o lugares temidos.

El problema se da cuando por trabajo u otras razones tienen que tomar trenes o aviones sin posibilidad de coche o autobús. Es ahí donde suelen acudir a terapia.

Lo único que les calma o da cierta tranquilidad es la sensación de opciones de salir cuando lo necesiten.

A diferencia de la agorafobia, no les marca la diferencia estar con alguien de confianza para calmarse o lograr quedarse en el sitio.

A %d blogueros les gusta esto: