¿Eres una persona indecisa?

  • No sueles confiar en tu criterio, por lo que en muchas ocasiones necesitas contar con continuo soporte. Es por ello que prefieres pedir consejo a más de una persona y acabas cambiando de opinión en función de lo que te dice cada una de ellas.
  • Crees que no tienes capacidades o habilidades para solucionar un problema o afrontar un reto. Por lo que cada vez que surge alguna situación complicada crees que no serás capaz de afrontarla.
  • Tienes miedo a la pérdida y quieres tenerlo todo atado. Así que al final optas por tener en cuenta tantas variables que te saturas y no sabe qué elegir.
  • Al creer que no serás capaz de solucionar un problema se activa en tu interior un mecanismo de estrés y miedo que acaba condicionando tu comportamiento.
Toma de Decisiones

5 consejos para afrontar la indecisión

  • Procura no tomar nunca una decisión en situación de presión.
  • Es importante que asimiles que nada es tan grave como te pueda parecer. No hay decisiones tan irreversibles, ni daños tan irreparables. Y si los hubiera, seguro que encontrarás la forma de solucionarlos.
  • La comodidad no es buena consejera. Ten en cuenta que pequeñas incomodidades iniciales pueden suponer grandes beneficios posteriores.
  • Acostúmbrate a tomar decisiones firmes. Haciendo esto retroalimentarás tu seguridad que crecerá a medida que tomes cada vez más decisiones y de mayor envergadura.
  • Tómate tu tiempo y no te precipites. No mezcles tus miedos en el proceso de análisis y ten cuidado con que tus deseos no condicionen la probabilidad subjetiva de tus previsiones.

Las decisiones  construyen nuestro camino y nuestras experiencias acaban dependiendo de ellas. Pese a ello, a las personas indecisas les cuesta hacerles frente, impidiéndoles avanzar. La falta de seguridad, por su parte, también limita las actuaciones de las personas inseguras, incapaces de afrontar con alivio el día a día. No hay duda, ¡ha llegado el momento de cambiar!

PRIMERO TÚ, y no es EGOÍSMO, ES AUTOCUIDADO

Entrevista sobre la FELICITAT (TdR)

Entrevista a Maria José Dionisio. Psicòloga Sanitaria.

1. Creus que la felicitat està relacionada amb la pau interior? Per a mi, la felicitat és benestar emocional, i com dic als meus pacients, tots volem cercar la Calma, la pau interior, llavors sí, la felicitat està relacionada amb la pau interior. Viure feliç, en calma i amb pau és la màxima a la que tothom aspira, sovint es busca fora, i realment la tenim molt a prop, només hem de canviar la perspectiva, en contes de mirar cap a fora, mirar cap a dins.

2. Llavors, tu com a psicòloga, quins són els consells que donaries a la gent per tal d’arribar a tenir aquest estat de felicitat/pau? Sovint ve molta gent a consulta, amb angoixa, amb tristesa, les denominades “emocions negatives” el primer que els hi dic que les emocions no són positives o negatives, totes, totes són sensors d’informació. 

La psicologia positiva, les xarxes socials, la publicitat… en aquest sentit han fet mal. La informació que ens arriba ens mostra gent estupenda, amb un somriure, dona la impressió que “hem de ser obligatòriament feliços” però la realitat no és així. Hem de saber, aprendre a sentir “totes les emocions” no puc sentir-me contenta si no he sentit la tristesa. Un dels consells que dono és PARAR, aturar-se cada dia 1’ amb els seus 60” i connectar amb l’emoció, posar-li nom, sentir-la al cos. Les emocions són transitòries, les hem d’acceptar, a vegades, ens calen recursos quan la intensitat és molt alta i la durada en el temps s’allarga massa.  

3. Quins són els factors que ajuden a obtenir l’estat de la felicitat?  Som animals socials, però som animals. Necessitem tenir cobertes les necessitats bàsiques. Una bona alimentació, un bon descans, dormir és molt, molt important. És quan estem dormint quan el nostre cervell processa tota la informació del dia, rebutja la que ja coneix, emmagatzema la nova, la que hem d’aprendre i La Intel.ligència Emocional, tenir habilitats socials i ser assertius, per relacionar-nos amb els nostres iguals. Tenir una bona autoestima, un bon autoconcepte, autoconeixement … com us comentava abans, saber posar nom a allò que sento, a les nostres emocions, reconèixer els tipus de pensaments, hi ha molts distorsionats, davant d’una pèrdua, un dol, ens sentim tristos, i és normal, estem acostumats a suprimir, controlar, voler evitar emocions (les de caire negatiu) i penseu que “les emocions no expressades no moren, queden enterrades en el més profund de nosaltres mateixes i surten després de pitjor forma”, amb símptomes, malalties.

4. Consideres que l’afecte amb la mare quan som infants és un factor clau? SÍ, en majúscula. El vincle estret que es dóna entre mare i nadó és fonamental. El nadó neix programat per sobreviure en determinades condicions però també sota la necessitat que les seves necessitats bàsiques siguin cobertes, alimentació, son, és a dir, les fisiològiques, també les de protecció davant possibles perills, reals o imaginaris, la necessitat d’explorar l’entorn, de jugar i d’establir vincles afectius. Aquests són una necessitat que forma part del projecte de desenvolupament. Si aquesta necessitat no és satisfeta es patirà aïllament o manca emocional. És el lligam afectiu. És un mecanisme innat, el nadó busca seguretat davant situacions que percep com amenaçants, així plora si té gana, si te fred… i en funció de la resposta del primer cuidador aprendrà a regular-se, a gestionar ja, les emocions. També us vull esmentar un concepte, un factor protector molt i molt IMPORTANT, la RESILIÈNCIA, malgrat tot, les persones aprenem i reaprenem. Aquest concepte, resiliència fa referència a la capacitat que tenim les persones per fer front als factors i circumstàncies adverses que ens presenta la vida. Els pares resilients tenen la capacitat d’establir un vincle afectiu a partir de procurar els necessaris, físics, menjar higiene com afectius, amor incondicional, temps, proximitat afectiva. No obstant això han de ser capaços paral.lelament de compartir amb els fills la idea que el creixement i desenvolupament de “ tots” passa per una sèrie de reptes que formen part de la vida, i que alguns provocaran frustració i també dolor. 

5. Què provoca la infelicitat segons el teu punt de vista com a experta?  La insatisfacció personal. Sovint quedar-se en el passat, i si… o viure pensant en el futur, i si… La NO gestió del temps, l’estrès per excés d’ocupacions, el perfeccionisme i autoexigència, el no estar mai satisfeta, el no permetre´s expressar les emocions, el sentir-se vulnerable, la incertesa, el no demanar ajuda quan es necessita, la manca de descans, el voler aparentar, el no saber dir “no”, l’obsessió pel cos i l’aparença física, la comparació,  i molts més, motius de consulta.

6. Creus que l’èxit assegura la felicitat? No. Com hem estat comentant, la felicitat és intrínseca. No hi ha diners per comprar les coses més importants de la vida. Jo li donaria la volta, la felicitat asegura l’èxit. Un augment de sou, un premi, un títol, el reconeixement, et donarà una pujada de serotonina, s’activarà el teu sistema límbic,  però igual que puja baixa ràpid. Hem de treballar en la nostra motivació, satisfacció personal, en marcar-nos fites, objectius, i gaudir en el treball diari, aquí és on resideix la felicitat, en aquest camí, no en el destí.

7. On penses es troba la vertadera felicitat científicament parlant? La vertadera crec que és la que cadascú sent, i la sent per tot el cos. A vegades a consulta li pregunto als nens, on sents la ràbia? i em responen a les mans, on sents la tristesa? i em diuen al cor, i la felicitat? per tot el cos. A nivell científic, hi ha molts estudis que parlen de les hormones de la felicitat.. A la facultat, ens van explicar que  en el Sistema Límbic, en el nostre cervell.  El cervell,  té 3 parts diferenciades que s’ocupen de mantenir el nostre funcionament. La primera és el cervell reptilià, el més antic, el que s’encarrega de mantenir-nos vius. Controla tots els òrgans i sistemes.El segon és el cervell límbic, que s’encarrega de la part EMOCIONAL, del que sentim. I finalment tenim el cervell Neocortex, la part prefrontal que s’encarrega de la planificació, l’organització, del que expliquem i justifiquem. Aquestes són les eines de les que disposem per gestionar la vida en termes de salut i proactivitat.  

8. Opines que les relacions interpersonals influeixen en la nostra felicitat? Sí, com a éssers biopsicosocials, depenem dels altres per sentir-nos, per mirar-nos. Necessitem de l’altre, quan parlavem del vincle (de l’apego) ja ho hem comentat. Els nens, els adolescents, busquen els iguals, la tribu, els adults també, el sentiment de pertànyer, a una família, a un grup d’amics… Darrerament, amb el Confinament, hem vist com molts i molts nens s’han enganxat per ex. al TIK TOK,  cada cop a edats més tempranes. Els nens, els adolescents, les persones, necessitem estar connectats, sentir-nos membres d’un grup d’iguals. Els nens i adolescents busque relacionar-se, models a seguir, i a l’estar confinats han tingut la necessitat de buscar fora de casa aquestes “relacions” encara que a través de la pantalla.  I ara no vull entrar en aquest tema, ja que no te res a veure amb el què estem parlant. Però en la meva opinió no són relacions sanes. De què s’està omplint aquest cervell en desenvolupament? L’exploració funciona en una única direcció, no és real, és plana. Hi ha nens que només miren i no creen contingut, nens amb dificultats de relació, inhibits, busquen l’aprovació a través dels likes o miren el què els hi agradaria fer o SER. Crec que tenen un buit emocional (no-felicitat) que omplen de continguts (buits) d’altres. Cada cop més, troben nens i adolescents (són els meus pacients) que no saben regular-se, gestionar les emocions, i davant de la tristesa, frustració la gestionen amb aquesta desconnexió. I els pares? aqui tots tenim una responsabilitat molt gran. Moltes vegades, el ritme del dia a dia fa que els pares estiguin estressats, angoixats i és més fàcil donar i permetre que el nen estigui mirant una pantalla que dedicar una estona a acompanyar al seu fill. Volem tot aqui i ara, ràpid, la recompensa immediata. El no permetre sentir l’emoció denominada “negativa”. I què ens vol dir aquesta emoció, em sento sol, trist, enfadat, estic masses hores sense tu, a l’escola, a l’extraescolar… Aquest tema, donaria per una altre estona llarga…

9. Creus que el passat influeix en el present i en el futur de cadascú de nosaltres? M’agrada pensar que tot es pot treballar i que més que el passat, la història de vida,  el relat que ens fem sobre el què hem viscut. Treballo amb nens i adolescents amb trauma, que viuen en cases d’acollida o a les Aldees SOS. El seu passat, és dur, han viscut negligència emocional, maltracte, abandonament, i saps? molts són feliços!!! Més que les situacions viscudes és el que ens diem a nosaltres mateixos, sobre la situació,  a vegades fa falta l’acompanyament i el suport terapèutic i com us he dit, això també és processa, es treballa. A vegades queden atrapades creences i pensaments en el nostre cervell amb les seves emocions que les podem localitzar en el cos. Aquella experiència del pare pegant a la mare, i el nen sota el llit visualitzant la imatge, la creença “no estic segur” amb l’emoció “por” queda emmagatzemada tant en el cos com a la ment, amb la teràpia el que fem és treballar aquesta creença, des de l’ARA, i re-escriure la història, “vas fer el que vas poder”, eres nomès un nen, és normal sentir por en aquella situació.

10. Desde el teu punt de vista, els joves són més feliços que les persones de major edat? Treballo amb nens, pre i adolescents i també tenen els seus problemes. La felicitat no depèn de l’edat. Com hem anat comentant, són altres factors els que hem anat tractant, i no hem discriminat ni per sexe ni per edat. A la meva consulta som un equip, i treballem amb nens, adolescents, adults, famílies i parelles. No us puc dir que els grans i/o els peques siguin més o menys feliços, sí que cadascú viu la seva vida de la millor manera, amb les eines i recursos dels que disposa. 

11. Et consideres una persona feliç? Sí. Tinc moments feliços que els valoro quan sento nostalgia o tristesa. Però en general, i  en l’actualitat tinc molt moments que m’omplen, que em fan sentir satisfeta amb la meva vida. Tinc una bonica família, amics i amigues, una feina que m’encanta i m’apassiona. Què més puc demanar? Tinc salut, i faig el que més m’agrada envoltada de persones que estimo i em sento estimada.

Gràcies a tots i totes les adolescents que en el seu Treball de Recerca heu pensat en mi, especialmente a la Lara, l’Andrea i l’Ona, la meva filla, per demanar-me col.laborar i participar en el seu TDR.

Gràcies amor.

Un cuento para empezar el año

“LA BOLSA DE PAPAS”

Un maestro, le pide a sus alumnos, que ese día lleven a clases una bolsa de plástico y patatas. Tantas patatas, como problemas no resueltos tengan con la gente (amigos, familia, conocidos, todos)

Una vez en el aula, les hace escribir el nombre de la persona con quien tienen el problema,( o tuvieron, pero sigue sin resolver en sus mentes), en cada patata. Luego, todas las patatas van a la bolsa de plástico, y de ahí a la mochila. ¡Algunos cargaban con bolsas realmente grandes!

La premisa marcada por el maestro, era “cargar” la mochila todo el día, a todas horas, y todos los días sin excepción, durante el tiempo que necesitaran para concluir esos problemas.

Con el paso de los días, el calor, la bolsa cerrada … las patatas comenzaron a deteriorarse, a pudrirse y oler mal. El peso de cargarlas a diario, de no olvidarlas en ningún momento, hacía que tuvieran que poner toda su atención en la mochila y dejaran de lado asuntos mucho más importantes, dejaran de ver las cosas bonitas que la vida les deparaba cada día.

Finalmente el maestro reunió otra vez a sus alumnos, con sus mochilas y sus bolsas de patatas podridas. El aula olía realmente mal. Las caras de los alumnos no eran buenas, ninguno tenía ganas de sonreír, estaban muy ocupados tapándose la nariz para no respirar el tufillo que emanaba de sus espaldas.

El maestro, les hizo las siguientes preguntas:

– ¿Ha sido duro?
– A que huele realmente mal. ¿No es insoportable el olor?
– ¿Ha resultado pesado cargar la mochila a todas horas?

Bien, pues eso es lo que hacemos a diario, cuando no perdonamos, cuando nos llenamos de resentimiento. Cada patata es un perdón NO concedido, un sentimiento de venganza que cargamos a nuestras espaldas, a diario.

Te has puesto a pensar ¿En cuáles relaciones sientes que cargas con una mochila que ya empieza a oler?, ¿Qué ganas cargando el resentimiento allí donde vas? o ¿Qué precio pagas a diario por no haber perdonado?

Si quieres aligerar esa mochila que llevas a tus espaldas y no sabes ¿cómo? te acompaño a descubrirlo juntos a través de sesiones en Consulta. Te invito a que me escribas y reserves una sesión.

¡Feliz inicio de mes!

Som cos, ment i ànima

El cos és el nostre primer i més important pilar, ja des de l’inici de la nostra vida. En els primers anys de la nostra vida, abans que el llenguatge sigui assolit, ens comuniquem, ens expressem i sentim bàsicament a través del cos.

Poc a poc, el llenguatge ens ajudarà a posar nom a les emocions, sentiments i pensaments, sent aquests un filtre molt important entre la ment i el cos. D’aquí la importancia de la regulació emocional, entesa com la capacitat de poder expressar de la millor manera, allò que sentim.

Si gestionem la nostra ràbia, identificant-la, posant-li nom, entenent el perquè la sentim i expressant-la verbalment de manera correcte, comunicant què sentim i perquè ho sentim…no haurem d’actuar-la a través del cos (agressivitat física) ni tampoc reprimir-la (quedant-se en el cos) com fem quan som petits i no disposem de suficients recurssos, entre ells la paraula.

En aquest cos, concretament en el cervell es desenvoluparà la ment humana, la nostra part psicològica. Al cervell és on emmagatzemarem totes les nostres experiències (algunes accessibles a la nostra consciència, altres romandran reprimides a l’inconscient), coneixements, i aprenentatges. A partir d’aquesta informació serà des d’on es construirà la nostra autoestima, les nostres idees i pensaments i aquests seran la font d’origen de les nostres emocions que sentirem en diferents parts del nostre cos, del nostre comportament i dels nostres desitjos.
Cos i ment estan connectats d’una manera íntima, perfecte i doble direccional ja des de l’inici dels nostres dies. Aquesta connexió té lloc de dues maneres:

– Connexió conscient, en la qual nosaltres sabem què volem i provoquem un canvi. Per exemple, quan escrivim un text, movem les mans (piquem les tecles d’un teclat, o dibuixem les grafies corresponents) per donar forma allò què estem pensant en aquell moment. Això ho fem gràcies als nervis motors i sensorials perifèrics. Aquí podem veure un treball ben coordinat entre la ment i el cos.

– També hi ha una connexió inconscient que regula el funcionament automàtic dels nostres òrgans i cos en general. Dins aquesta part, la ment i les emocions tenen un paper molt important. Aquest treball i regulació que el nostre cos realitzat sense ser-ne conscients el fem gràcies al sistema nerviós vegetatiu i sistema endocrí.

Emocions intenses i duradores poden alterar transmissors cerebrals (serotonina i dopamina entre altres) encarregats de modular el nostre estat d’ànim via eix hipotalàmic-hipofisari-suprarenal, que a part de regular les emocions també és responsable de regular funcions físiques com la temperatura, sensació de gana, dolor, pressió arterial, respiració o ritme cardíac.

¿Cómo identificamos lo que sentimos?

¿Sabes cómo te sientes en este momento?

El autoconocimiento es el paso previo para desarrollar nuestra conciencia emocional. Nuestra interpretación de los sucesos es inconsciente, según nuestros rasgos de personalidad y nuestro entorno, generamos sentimientos programados que determinan nuestros pensamientos, creencias y expectativas (Bisquerra, 2020).

“Las emociones se basan en el presente, pero están condicionadas por el pasado y ejercen influencia sobre el futuro”

L. Greenberg

Tenemos que distinguir entre “emoción, afecto, sentimiento y estado de ánimo”

Emoción: estado mental generado por un evento externo. Elevada intensidad y duración limitada.

Afecto: valoración de la emoción.

Sentimiento: experiencia que uno tiene de la emoción.

Estado de ánimo: baja intensidad y duración indeterminada.

Y poniéndole nombre, ¿cómo sé qué siento?

Nuestras emociones derivan de las seis primarias: miedo, ira, tristeza, alegría, amor y felicidad. En este sentido es como preparar diferentes comidas usando los mismos ingredientes.

Visualizo mi emoción, ¿me expreso adecuadamente?

Cuando no sabemos una palabra la buscamos en el diccionario, cuando no sé poner nombre a lo que siento también puedo utilizar un diccionario de emociones, puedes empezar por escribir un “Diario de emociones” consultando el diccionario, por ejemplo, desarrollado por Bisquerra&Laymus (2016) que recoge 500 términos.

Si percibimos nuestras emociones y sus características podremos identificarlas y comprenderlas. Además, estaremos un paso más cerca de aprender a predecir y controlar nuestras respuestas emocionales.

El Universo de Emociones

El TDAH

El TDAH es un trastorno de base neurobiológica y de sintomatología persistente durante la vida de la persona. Según el DSM-V (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders 5), podemos clasificar el TDAH en tres subtipos: 

  1. Combinado (inatención e hiperactividad-impulsividad).
  2. Hiperactivo-impulsivo (hiperactividad e impulsividad).
  3. Inatento (inatención).

Sin embargo, cuando pensamos en el TDAH, a muchas personas les viene a la mente un niño o niña que se mueve excesivamente, que molesta, que no acata las normas o, como muchos padres y educadores verbalizan, un niño o niña que es “como si tuviera un motor dentro”. 

Es cierto que muchos de los niños y niñas diagnosticados de TDAH pueden encuadrarse en un perfil con estos síntomas, pero no todos forman parte de este subtipo de TDAH. De hecho, según algunos estudios, el TDAH de predominio inatento en edades escolares es más frecuente que los otros dos subtipos (hiperactivo-impulsivo y combinado). Sin embargo, dado que el subtipo hiperactivo-impulsivo y el combinado no suelen pasar desapercibidos, son más frecuentemente derivados para realizar una evaluación (Willcutt, 2012).  

¿En qué me tengo que fijar para detectar si mi hijo o alumno es TDAH inatento?

Existen una serie de síntomas que nos pueden hacer sospechar tales como: 

  • Pierden detalles importantes de la información que leen o escuchan, como si presentaran dificultades de memoria; 
  • Requieren de más tiempo para captar la información, es decir, tardan en procesar lo que se les explica;
  • Pierden el hilo de las explicaciones; 
  • Parecen estar atendiendo, pero cuando se les pregunta, no han entendido o no pueden concretar la idea principal; 
  • Cuando cuentan con más tiempo, pueden elaborar respuestas que sorprendan por eficaces; 
  • Cometen errores en la ejecución de tareas mecánicas tales como operaciones matemáticas u ortografía por falta de atención (Por ejemplo, no fijarse en el signo de las operaciones u olvidarse acentos) y pueden tener un rendimiento variable (sensación de que un día saben hacer algo y al día siguiente no); entre otros. 

La mejor estrategia para una familia con un niño o niña con TDAH es anticiparse y diseñar un plan de actuación semanal, que sea revisable y modificable. Proponer que sea revisable (por ejemplo, cada domingo por la tarde), posibilita que podamos hablar con los niños sobre la agenda de la semana anterior y proponer objetivos de mejora o cambios. Esta técnica nos permite realizar cambios en las fuentes de motivación y de refuerzo positivo que establecemos con los niños, a fin de que cumplan todo lo que hayamos pactado. 

¿Cómo y qué puntos debería tener el plan de actuación?

  • Crear una rutina. Los niños deben estar ocupados durante el día y, a ser posible, que se parezca a la rutina de las semanas escolares.
  • Recomendamos que la planificación esté por escrito. Debe ser visual y con distintos colores para delimitar las semanas.
  • Es importante que los niños participen en la planificación y asegurarse de que estén de acuerdo con ella, que sea realista para todos y que ellos la entiendan.

Además, se recomienda seguir las siguientes orientaciones específicas:

  • Establecer un horario de los hábitos diarios. Debe incluir el horario del hábito del sueño (dormir y despertarse), hora de comer y qué comeremos y cenaremos (como los calendarios de las comidas que tienen las escuelas y que tenemos en casa en la nevera). Es importante que se vistan (no deben ir con pijama por casa) y mantener la rutina de la higiene diaria, y la de las manos aún más.
  • Seguir un plan de las actividades diarias, entre ellas las educativas de deberes de la escuela y de teletrabajo de los padres. Así como aquellas en las que puedan colaborar con los padres, como participar en la elaboración de las comidas, limpieza, poner y quitar la mesa… Los objetivos y los horarios deben ser claros. Como aspectos concretos se recomienda:
    • Hacer los deberes siempre por la mañana, después del desayuno. Hay escuelas que envían los trabajos a una semana visita. En este caso, recomendamos anticipar (siempre en la medida de lo posible)  las tareas de cada día (una de lengua, una de matemáticas…).
    • En el caso en que no dé tiempo de practicar un rato de lectura, lo podemos dejar para el último momento del día, antes de acostarse (del mismo modo que se aconseja hacer durante las semanas de escuela).
    • El momento de juego, ocio, manualidades, deporte, música… es recomendable dejarlo para las tardes. Se aconseja poner también en qué casos se harán con los padres y cuáles no.
    • Es recomendable establecer el horario y el tiempo límite del uso de aparatos electrónicos. Hay que ser realistas y durante las semanas que dure el confinamiento seguramente lo utilizarán mucho más de lo habitual. No debe preocuparnos, el uso también puede ser beneficioso si se utilizan con fines educativos y no tardaremos en volver a la normalidad, no debemos preocuparnos en exceso.
    • Se recomienda que, en la medida de lo posible, mantengan conversaciones por teléfono o mediante videollamada con sus amigos.
    • Si es posible, deben continuar realizando las actividades extraescolares de las que se tenga acceso a clases virtuales (clases de baile, idiomas, dibujo…).
  • Como aspectos prácticos, recomendamos que se utilice la herramienta del reloj (de agujas para los más pequeños) y que los horarios y obligaciones estén por escrito y en un lugar visible de la casa.

Trastorno Específico de Aprendizaje

Los Trastornos Específicos del Aprendizaje (TEApre) constituyen un conjunto de dificultades que interfieren significativamente en el rendimiento académico, dificultando el progreso adecuado del niño y la consecución de los objetivos marcados en las distintas programaciones educativas.

Los más habituales son los relacionados con la adquisición de la lectura (dislexia), escritura (disgrafía) y/o el cálculo (discalculia).

La O.M.S. especifica que para efectuar el diagnostico deben existir déficits específicos del rendimiento escolar, pero éstos no serán consecuencia de problemas neurológicos importantes, discapacidad visual o auditiva sin corregir, retraso mental o alteraciones emocionales. 
Lo que sí suele producirse, es que este tipo de déficits específicos, estén acompañados de otros trastornos del habla o lenguaje e incluso de conducta, por ejemplo el TDAH, trastorno Déficit Atención Hiperactividad, así como problemas emocionales secundarios y alteraciones en la dinámica familiar.

Los niños que realizan intervención psicopedagógica suelen mejorar, no presentando en la mayoría de los casos más problemas en la vida adulta. Hemos de señalar que si las dificultades de aprendizaje no son precozmente tratadas pueden producir, a parte del retraso educativo, unas dificultades asociadas, el famoso “fracaso escolar” conlleva desmotivación, aversión a la escuela, así como, respuestas emocionales inadecuadas. En la práctica, la realidad es complicada. Es decir, nos encontramos con niños con buena adquisición en la lectura pero baja comprensión lectora y/o, además con dificultades en la escritura, faltas de ortografía, contenido… Actualmente, los profesionales que trabajamos con niños que presentan en una medida u otra, dificultades del aprendizaje, observamos que, frecuentemente, resulta muy complicado establecer un diagnóstico diferencial claro. Es decir, nos encontramos con niños con una buena lectura pero muy baja comprensión lectora y/o, además, presentan muchas dificultades en la escritura en forma, contenido o faltas de ortografía. El niño que lee mal es muy probable que presente también desorganización en la escritura y que tenga dificultades en las matemáticas, en el cálculo… es decir, en la práctica, dislexia, disgrafía y discalculia no deben entenderse como trastornos por separado, frecuentemente están asociados. Aunque siempre puede detectarse un área que es la que se muestra con mayores dificultades para el niño, los Trastornos específicos del Aprendizaje tienen una alta comorbilidad entre ellos y, por tanto, debemos trabajar con todos ellos en la medida que cada caso lo precise.

El DSM-V aporta mayor claridad y facilidad para ofrecer un diagnóstico más coherente con la realidad de cada niño. La razón es que unifica los diferentes trastornos (dislexia, disgrafia, discalculia, no especificado) en una única categoría: Trastornos específicos del Aprendizaje y luego nos permite establecer las dificultades concretas (en escritura, lectura o cálculo) y su intensidad de afectación (leve, moderada o grave).

Es importante resaltar la alta comorbilidad del trastorno lector con el trastorno por déficit de atención hiperactividad. TDAH.Según algunos estudios, entre el 30 y 35% de los niños con trastornos de la lectura presentarían también un cuadro de T.D.A.H. 
Algunas explicaciones al respecto exponen que el niño con dificultades en los procesos lectores está más predispuesto a la desatención. Esto se justifica por el mayor esfuerzo que tiene que realizar por controlar unos procesos de codificación-decodificación que escapan a su voluntad.

Nuestra Evaluación

En una primera visita, realizamos la historia clínica y entrevista con los papás. Teniendo en cuenta la edad del niño y los datos hallados en la entrevista se efectuará la correspondiente evaluación individual. Además de evaluar los aspectos específicos de los procesos lectores también comprende áreas más generales como inteligencia y personalidad. Es de vital importancia contar con múltiples fuentes en la evaluación, así, desde nuestra consulta, nos coordinamos tanto con la escuela, instituto como con otros profesionales implicados, EAP, pediatra, logopeda.

La dislexia tiene un posible origen neurobiológico. No se trata, por tanto, de un retraso madurativo ocasional, sino de un trastorno crónico que en una u otra medida seguirá afectando las competencias lectoras a lo largo de la vida del disléxico. No obstante, el trastorno no afectará de la misma forma en la etapa escolar que en la vida adulta. Los mayores problemas se darán coincidiendo con la escolarización y la obtención de los diferentes objetivos académicos. En la etapa adulta la manifestación del trastorno se limitará a la persistencia de una cierta dificultad para la lectura (menor fluidez y precisión que la de un no disléxico) y a un mayor esfuerzo para la comprensión.

A pesar de estas consideraciones resulta de vital importancia que el niño disléxico reciba, desde la manifestación de los primeros síntomas, una intervención psicopedagógica con el fin de minimizar las consecuencias y llevar al máximo nivel de competencia posible sus propios recursos lecto-escritores.

En términos generales, el tratamiento se dirige a corregir, mediante métodos psicopedagógicos específicos, las alteraciones perceptivo-motrices, verbales y de lecto-escritura, trabajando con preferencia las más afectadas.

¿Quieres saber más?

La DISLEXIA

La dislexia es un trastorno del aprendizaje de la lectoescritura, de carácter persistente y específico, que se da en niños que no presentan ningún hándicap físico, psíquico ni sociocultural y cuyo origen parece derivar de una alteración del neurodesarrollo.

Predicamos con el ejemplo.

Como padres sabemos identificar rápidamente cuándo nuestro hijo no se encuentra “bien”. Curamos heridas cuando se cae y lastima en la rodilla, intentamos darle alimentos saludables, regular la fiebre cuando sube la temperatura… Pero, ¿cómo cuesta muchas veces conectar cuando no se encuentra bien emocionalmente?!!!.

La disciplina, las reacciones de rabietas, la no tolerancia a la frustración, las conductas desafiantes…, entre otras, pueden ser temas difíciles de comprender y gestionar.

Primero, tenemos que conocernos como padres, ya que predicamos con nuestro ejemplo. Nuestras actitudes sirven de modelo para nuestros hijos. Te pongo un ejemplo, cuando vas de paseo, o en el parque y tu hijo se cae, de repente, se gira y te mira. ¿No te ha pasado? En función de tu expresión y reacción, así reacciona él.

Este ejemplo es muy fácil, pero si queremos profundizar un poquito más, te recomiendo la lectura de “El Cerebro del Niño” del Dr. Daniel J. Siegel. Nos enseña a dividir el cerebro en 4 partes básicas.

  • Cerebro Izquierdo: lo lógico, lo organizado. Tiene la capacidad de estructurar frases, generar historias y analizar situaciones.
  • Cerebro Derecho: experimenta las emociones, señales no verbales.
  • Cerebro Reptiliano: permite la supervivencia, reacciona en milésimas de segundo, nos marca la angustia, la necesidad de salir corriendo ante situaciones que no podemos afrontar.
  • Cerebro Mamífero: nos orienta a la conexión y las relaciones con los demás, con qué facilidad puedo conectar con las personas que me rodean.

LA CLAVE ES LA INTEGRACIÓN, tanto a nivel vertical como horizontal.

Extraído del Libro: “El cerebro del niño” D.J. Siegel

Para que los padres podamos entender a nuestros hijos, es importante saber que así como el cerebro inferior está plénamente desarrollado ya al nacer, el superior no alcanza la madurez completa hasta bien pasados los veinte años!! Así que no es de extrañar que los niños tiendan a quedar atrapados en la parte inferior del cerebro, sin poder recurrir a la superior, montando la consiguiente rabieta. Pero es que además de todo esto, en el cerebro inferior tenemos una parte llamada amígdala que cuando se activa hace que la parte desarrollada del cerebro superior se convierta en inaccesible. Vamos, que además de tener poco desarrollada la parte del cerebro que les ayuda a pensar, a veces no pueden utilizarla!! Pobres, demasiado bien se portan,…

Durante una rabieta en la que un niño es incapaz de usar la parte superior del cerebro, no tiene sentido hablar de consecuencias ni de su conducta inadecuada. Deberemos esperar (también podemos ayudarlo con un gesto afectivo, una frase tranquilizadora… según la edad y temperamento del niño) a que el niño se apacigüe para poder emplear la lógica y la razón, y cuando goce de serenidad plena hablarle de su conducta inadecuada y de la consecuencia si es que la tiene.

Seguimos…

En nuestra consulta, también realizamos Talleres para Papás y Mamás.

Si te interesa este tema o algún otro relacionado con la Crianza de tus Hijos, peques o adolescentes, estaré encantada de poder asesorarte.

Besines,

Mª J. Dionisio

EL NUDO

El mundo emocional es complejo, muchas veces repetimos lo que hemos aprendido sin darnos cuenta, es decir, vamos con el piloto automático, y aunque no nos funcione, seguimos y seguimos, repitiendo lo que conocemos.

A veces intentamos anestesiar el dolor, la tristeza, desconectar(nos), y aunque la idea es buena, no va bien con las emociones. Muchos hemos aprendido a evitar, suprimir y/o intentar controlar nuestras emociones. Recuerda:

“Las emociones reprimidas nunca mueren. Están enterradas vivas y saldrán a la luz de la peor manera”. Sigmund Freud.

La autogestión emocional, nos permite ser los propios dueños de nuestro proyecto de vida. Entrenarnos para sentir emociones “desfavorables o negativas”, saber para qué están ahí, que nos quieren decir es la clave para la construcción de nuestro bienestar. Comprender, entrenar e integrar la regulación emocional en nuestra vida nos permitirá disponer de herramientas fisiológicas, cognitivas y emocionales que nos ayuden a conseguir este bienestar. Anestesiar las emociones, no sentirlas sería como seguir con la anestesia después de una intervención quirúrgica. No notar lo que sentimos nos deja sin referencias sobre nuestro mundo interior y sobre los demás.

Te preguntarás, pero, ¿es posible tener algún control sobre las emociones o debo resignarme a que dominen mis actos?

Darle sentido a lo que sentimos es muy importante para que nuestro sistema emocional funcione.

A veces hay emociones que aparecen a consecuencia de otras, van produciendo nudos más complejos, antes de aprender estrategias para regular las emociones es importante has de aprender a permitirte sentir lo que sientes. Párate cada día 1′, con sus 60″. Empieza así, poco a poco. Empieza a notar, a sentir lo que durante tiempo has intentado suprimir, evitar o controlar.

Si no dejamos estar ahí nuestras sensaciones, el resto de los procesos que metabolizan la emoción no podrán tener lugar. Vamos con el nudo. Para deshacerlo hay que observarlo sin prisa, ver cuántos cabos lo componen, dónde nacen y qué curso siguen. Pero, de todos estos detalles el más importante es saber qué cabo debemos aflojar primero. Tras hacer esto, se trata de ir deshaciendo uno por uno y, al hacerlo, ir entendiendo cada vez mejor cómo está hecho hasta deshacerlo por completo. Los nudos emocionales también funcionan así. Este trabajo requiere paciencia, probar cosas, repetirlas, a veces necesitaremos una compañía o un guía en éste camino, es muy largo. Cada intento, es una oportunidad.

Probablemente lo más nocivo es aquello que nos ocurre en nuestra infancia, cuando estamos en etapas muy sensibles del desarrollo de nuestra personalidad y de nuestra mente.

Es importante enseñar a nuestros peques a reconocer y manifestar sus emociones. Aprovecha cuando estas aparezca.

Por ejemplo si alguna actividad no sale bien, es un buen momento para explicar al niño que lo que ocurre se llama ira y cómo canalizar este sentimiento. Se debe explicar que si bien este sentimiento es natural porque nunca todo ocurre como uno espera, hay que volver a insistir para poder sentir alegría por conseguir el objetivo. También hay que enseñar qué significa cada emoción y animar a que su discurso incluya estas palabras para definir cómo se siente.

¿Qué podemos hacer?

 Conocer las propias emociones. El primer paso y más importante de la inteligencia emocional es ser capaz de identificar o tener conciencia de las propias emociones. La persona que falla en este aspecto queda a merced de unas emociones incontroladas, lo cual es más que probable que le provoque muchos conflictos y situaciones negativas. 

–  Manejar las emociones. Una vez identificadas las emociones, las personas deben tomar conciencia de las mismas, con el objeto de manejar hábilmente esos sentimientos, filtrándolos, suvizándolos si es necesario y reconduciéndolos por la senda adecuada.

– Motivarse a sí mismo. La orientación de las emociones hacia el logro de objetivos contribuye a aumentar la eficacia de las motivaciones. Por este motivo, emoción y motivación son dos sentimientos que están íntimamente relacionados y pueden retroalimentarse.

– Reconocer las emociones de los demás. La empatía debe centralizar las relaciones con los demás. Las personas empáticas tienen una gran habilidad para sintonizar con el resto de personas, captando sus señales, aunque sean sutiles, para averiguar y hasta adelantarse a sus necesidades y anhelos.

– Establecer relaciones. La competencia y las habilidades sociales constituyen la base para interactuar de forma asertiva con los demás, expresando nuestras ideas y puntos de vista sin molestar a los otros.

“Si no está en tu mano cambiar una situación que te produce dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontar ese sufrimiento”. Viktor Frankl

Infografía de los TALLERES ONLINE

INFO TALLERS CONFINAMENT
Desde la emoción se aprende mejor

A %d blogueros les gusta esto: